lunes, 30 de noviembre de 2009

Nieve, nieve, y más nieve!

Parece ser que es ahora cuando oficialmente se ha metido el auténtico espíritu alpino en este pueblo montañero. Anoche, lo que se definía como "aguanieve" a tomado otra terminología para convertirse en "nieve pura y dura". No ha parado ni un solo momento desde que me desperté.

Mientras escribo, frente a una ventana de unos dos metros de altura; pinos, montañas, tejados blancos... He buscado la definición "ñoño" en la wikipedia, pero no da resultado alguno. De todos modos, cualquier hispano-hablante creo que puede acercarse a la sensación tan edulcorada que me produce esto. Unos dos días antes de venir a Briançon empecé a tomar conciencia de dónde iba a plantar el culo (teniendo en cuenta que me avisaron con solo 5 días de antelación, imagino que tiempo suficiente) Las referencias a Heidi eran inevitables, y... Voila!! solo me falta calentar un quesito fundente en la chimenea y encontrar un pajarito de nombre Pichí que me acompañe en esta aventura. Cocinar, estudiar, o incluso lavarse los dientes, mientras millones de pelotitas color blanco y apariencia fria, revolotean detrás del cristal, toma otros matices, matices "ñoños" para ser concretos. Un zumo de naranja y un imaginario croisant (demasiado frío para salir a comprarlo) se suman a la escena. Un cigarrito liado y el olor del café que acabo de hacerme lo complementa todo.

Lo preocupante de todo esto, empieza cuando un sábado por la noche, y a diferencia a lo que estoy acostumbrado, el cuerpo no te pide más que una buena cena, enroscarte en una mantita y ver una película en versión original. Un muy buen hábito esporádico, pero cuando este ritual se repite cíclicamente desde hace casi dos meses, me despierta preguntas como; Dios!! Me he convertido en un bohemio??!! empezaré a vestir con ropa de cáñamo y cultivaré mis alimentos??!. A día de hoy he sacrificado mi estética por diferentes complementos invernales y que no dejan de pasar el aire frío, Mis camisetas y las converse All Star han pasado a ser complementos decorativos, que de cuando en cuando me recuerdan lo moderrrrrrrrrrno que era más allá de estas montañas ... No obstante, si hipotecar mi vida anterior se traduce como la armonía emocional que tengo, firmo donde haga falta! Y es que si durante el último año, he; dejado mi trabajo de contrato indefinido, vivido en Londres con todas sus consecuencias, frecuentado el psicólogo, reiniciado los maniqueístas sabores del teatro, para finalmente desembocar en la paz absoluta. Contrastes y más contrastes que si no me equivoco siempre me han gustado. La nieve es la excusa, el elemento al que me agarro para mentirme y resbalar-me, y también (por qué no?) muchas más cosas que aún no he descubierto pero que iré descifrado, y es que me resulta curiosa la tajante respuesta de mis alumnos cuando les pregunto "que tu préfères; la plage ou la montagne?" con un claro español responden LA MONTAÑA.

Para un ser procedente de secarrales pacenses, será una continua y catetil aventura, algún día abriré otro post resumiendo mi pelea para intentar ver detrás del cristal del coche y conseguir arrancarlo, pero, hoy por hoy me quedo con mi momento hogareño, el mismo que recuerda dónde coño estoy y qué cojones hago aquí

viernes, 6 de noviembre de 2009