lunes, 31 de mayo de 2010

Alguna vez tenía que pasar...

12 horas de vuelo, escala en Johanesburgo, 5 horas más tarde en Nairobi... y Voilá!! las maletas ni vivas ni muertas. Eso quiere decir, que mi primer contacto con el mundo Africano será tal y como están ellos: Sin nada! yo para quitarme el sofocón no he dejado de llamarlo aventura, pero la verdad es un putadón saber que tus pastillas de la malaria, tu ropa, tus carretes para la lomo, y en total un 15% de tu vida, anda rondando por el continente negro, sabiendo que lo más probable es que no aparezca jamás. Así es que estoy en Kenya, con mi pasaporte y targeta de crédito, el ipod, y una revista monográfico de William Turner. Si a todo esto se le suma, que ayer, y después de 7 años sin hacerlo, perdí mi móvil, la cosa se complica.
Mañana me voy a conocer la tribu de los Turkana, al norte del país... dudo que necesite mucha ropa, pero estaría tan guapino con mis complementos tonos ocres del Coronel Tapioca!

domingo, 9 de mayo de 2010

En una esquinita de Uruguay


Después de todo un mes, por zonas humildes, parece que he llegado a un espacio para oxigenar... Montevideo! uno de esos lugares que tenía ganas de conocer, y que nada más bajar del avión he confirmado el por qué.

Duchita en hotel, y sin cámara ni sonido, me he puesto el I-pod, y a caminar y caminar con la mochila a la espalda, hasta que he llegado a un Mc Donalds; me ha sabido a manjar de reyes la hamburguesaza que me he metido para el cuerpo, con su cocacola y Mc Flurry de postre. Luz de sol bohemio, hojas de otoño por el suelo (en Mayo!!) y más caminar, caminar... Hasta que me he perdido! Lo bueno de ciudades como esta, es que sabes que el taxi que te puede llevar de vuelta al hotel, no te la va a jugar y te dejará en el sitio que le has pedido. Tan acogedor es el sitio, que he buscado a Madrid por la calle, hay incluso bares de barrio, con sus camareros enchalecados a los que le puedes decir "cóbrate maestro!", librerías con techos añejos y clima agradable. Cualquiera que me lea puede pensar en lo superficial que parezco; y me encanta serlo cuando hecho de menos!
Lo más bonito de todo esto es el haber estado solito. Como buen bicho raro, me encantan esos ratitos donde juego a pensar, pongo caras extrañas sin tener que justificárselas a nadie, y con la música de los cascos me convierto en el actor de un videoclip fabuloso que a nadie se le ha ocurrido todavía. Montevideo tiene unas calles hermosas para rodar ese videoclip, tiene playa, fachadas modernistas y gente de acento bonito... Le falta el metro para ver a la gente juntita en un bagón, pero, hoy no puedo pedir más, por lo que al final, me volví en taxi.

jueves, 6 de mayo de 2010

Guay del Paraguay!

b
Tantos países de golpe, acaban empalagando! Yo quisiera mi ratito para perderme en momentos asépticos en los que pienso en... nada! pero el ritmo es fuerte y mi cuerpo tiene un límite, en ocasiones pienso que estoy abusando de él! Desgaste físico y visusual. Conclusiones pocas, solo una clara:

ME GUSTA VIAJAR, Y ODIO LA COOPERACIÓN

Próximo destino; Montevideo!!